Seguidores

martes, 3 de enero de 2012

Se hace largo el camino sin ti.

Poco a poco mi ira cedió lugar a la amargura y luego al abatimiento. Toda mi energía me había abandonado. No me había sentido tan deprimido desde el día en que me había abandonado . Una estrella fugaz en mi vida, venida para darme a conocer la alegría antes de desvanecerse en la noche. Si al menos me hubiese dado las razones de su decisión, si me hubiese formulado reproches, críticas... podría haberlas aceptado y censurado, o encontrarlas injustas y renunciar a ella con mayor facilidad... En cambio, su partida repentina e inexplicable me había impedido pasar página, pasar el duelo de nuestra relación, y sentía cruelmente su ausencia. Cuando mis pensamientos volvían a ella, el vació me asaltaba el corazón y lo atenazaba. Una parte de mi mismo había desaparecido con ella. Su cuerpo le faltaba a mi cuerpo ,y mi alma se sentía huérfana.

1 comentario:

Belén dijo...

Bonito texto

http://thinkingaboutclothes.blogspot.com/